Cierre e hibernación de piscinas

El cierre e hibernación de piscinas es un tratamiento de mantenimiento para el invierno, al igual que durante la temporada de baños, se realiza con cloro. Existe un producto especifico para ello llamado hibernador, que, combinado con el cloro, evita la proliferación de algas y bacterias en las piscinas causantes de la putrefacción del agua.Con todo, lo más habitual es utilizar los mismos compactos de tres componentes para piscinas que utilizamos en verano, pero cambiando la dosificación, ya que en invierno su consumo es menor.